HADES

Los deseos fugaces son, sombras en la eternidad.
Si hay un precio por el destino, hoy lo puedes abrazar.

Una promesa, nada debes temer.
Prueba su dulce sabor.
Tanta tristeza, no podré contener.
Una fruta aliviará el dolor.

Tus engaños antiguos son, siempre oculto a la verdad.
Mensajero, tu cometido, esta condición tendrá.

Una promesa, nada debes temer.
Prueba su dulce sabor.
Tanta tristeza, no podré contener.
Una fruta aliviará el dolor.

Una promesa, nada debes temer.
Prueba su dulce sabor.
Tanta tristeza, no podré contener.
Una fruta aliviará el dolor.

Visto 1055 veces